martes, 15 de diciembre de 2009

¡Pero Mira Como Beben...!




El aire frío y el humo venían cargados con volutas de recuerdos, que como diminutos tornados entraban por la nariz, llenaban los pulmones y, al momento, encendían olvidados rincones en mi cerebro. Allí se recreaban escenas y sonidos que tenían que ver: con botellas de anís, almireces y villancicos; con calles empedradas, cántaros de leche y rimeros de leña; con rebuznos, campanillas y candiles. Supuse, que en el imaginario de mis nietos, dentro de 50 años, las melancólicas evocaciones tendrían en cuenta: los camiones de pollos de Veravic, el cine en 3D y los Papá Noel trepando por los balcones; los videojuegos, la Picasso de su abuelo y los contenedores de colores  para reciclar; los gusanitos de luz que trepan por las farolas, el chunga-chunga del coche tuneado del vecino, con re-mix navideño y la casa-bar de sus padres.

Un siglo. Un siglo con cien paradas, con cien finales de año; obligados a mirar atrás, obligados al arqueo de memoria, aún cuando no seamos aficionados a la contabilidad. Y todo para ponernos tristes, para extrañar a los que no están y para rellenar los últimos días de Diciembre con hormigoneras y hormigoneras de tópicos hipócritas. Sé que al menos en esto no estoy en minoría: somos más los que sufrimos estas fiestas que los que las disfrutan.

Pero no desesperéis, allí estaremos, solidarios: con el gorrito y el matasuegras, la sidra achampanada, la cuenta atrás y las uvas, los besos (incluidos los de Judas) y el feliz año, las respuestas "ingeniosas" a preguntas "trascendentes"(P/ ¿Qué te han "echao" los Reyes? R/ A mí de casa) y el superpopular...: "lo importante es que "haiga salud".

Contad con nosotros que, aunque resentidos, tampoco queremos cargarnos el sistema y menos ahora que tenemos al consumo en la UVI. No os preocupéis mariscadores, bodegueros, banqueros, políticos neoliberales, emprendedores, estrategas económicos, periodistas pesebreros y multinacionales del comercio; haremos de tripas corazón, aquí estamos, dispuestos a salvar la piel de quienes nos despellejan. ¡Todo sea por defender el espíritu de las navidades pasadas!.

Como no podía ser de otro modo, hacemos nuestra la tarjeta que ha ideado el colectivo (más de cuatro millones) de parados para pedir este año el aguinaldo:

Ave, benefactores del ingrato e indolente trabajador, los que no merecen ni respirar vuestras exquisitas flatulencias os saludan y os desean Felices Fiestas y  Todavía Más Próspero (si fuera posible) Año Nuevo.
¡DAME ALGO!. 
         Uno de los parados del barrio         
Jaht

Gracias a Matt Groening y a El Roto por dejarme sentar a estos dos pobres en mi mesa.



10 comentarios:

jordim dijo...

la navidad convierte la vida en aquella peli de bill murray en la que depierta siempre en el mismo día..

Luisa Arellano dijo...

Hoy más que nunca has reflejado mis pensamientos en tus letras, y por eso...te dejo una sorisa cómplice. ;)

Un beso... de los de todos los días.

Aureliano Buendia dijo...

Maldita navidad. Se le podría ocurrir a alguien que la navidad fuera cada dos, tres o cuatro años.
Tal vez así nos volviera a gustar un poquito.

Raúl dijo...

¿Qué personaje de cine decía aquello de "jodida navidad"? Que me atribuyan a mí la frase, si eso.

Jara dijo...

Otra vez nos amenaza la llegada dela navidad,intentará atraparnos con sus garras eso que llaman el espíritu navideño, para que todos veamos las mismas imagenes,
oigamos los mismos sonidos,
degustemos los mismos alimentos,
vistamos las mismas ropas,
demostremos la misma devoción,
respondamos a las mismas órdenes de
la maquina....OOOH...OOOH...UMMM...
No puedo evitar un orgasmo,
""SERÁ MARAVILLOSO""

Candela dijo...

Yo no conozco a ese señor,ese espiritu o lo que sea,
pero como me ponga las garras
en cima, LE CORTO LAS UÑAS.

Candela dijo...

Yo no conozco a ese señor,
ese espiritu o lo que sea,
pero como me ponga las garras
encima LE CORTO LAS UÑAS.

ray pocho dijo...

Cuando éramos niños la navidad apenas duraba dos semanas;ahora es larguísima,en aras del sistema,incapaz de dar trabajo a demasiada gente(para ellos si que es jodida navidad).
Saludos talento.

Lola dijo...

Me quedaré en casa con el pijama puesto, me tomaré un café bien caliente para combatir el frío, pues la calefacción, con las continuas subidas del precio de lal luz, gracias a la solidaridad de las ecológicas y bienhechoras empresas eléctricas y con la venia de nuestros gobiernos, siempre tan protectores con los más necesitados de ambición, se ha convertido en artículo de lujo.
Leeré algo interesante (carezco de la valentía necesaria para enchufar la tele en tan señaladas fechas) y me iré tempranito a la cama con la esperanza de que cuando despierte todo haya pasado.

Avefría dijo...

Estas celebraciones me provocan cierto pudor, como vergüenza ajena que se hace propia... ¡Pues que haiga salud y que no falten los quiquiriquís y los píos pios...!!

IMÁGENES QUE HABITAN EL BLOG