viernes, 10 de septiembre de 2010

Ya No Hay Locos


Cada vez más perezoso el escritor, con mala conciencia, exclamó: ¡Dios mío!, sin dudar en ningún momento de la inexistencia del Ser Supremo. "Os estoy fallando -dijo, simulando dirigirse a una virtual parroquia enfervorecida-, sé que estáis a la espera de una de estas historias mías que algunos saboreáis con delectación y a otros os sirven para purgaros, que tampoco está mal". Mientras, continuaba taladrando la pantalla del ordenador con la sólida esperanza de encontrar a aquellos que en  alguna ocasión habían comentado sus textos. Aquel estado de ánimo tal vez hubiera sido transitorio, y su soledad curable, si el brote esquizoide no hubiera asomado caprichosamente su cabecita en la sala de internet de la Biblioteca Nacional de España, y si en la caja de herramientas de uno de los fontaneros del servicio de mantenimiento no sesteara, provocativamente indolente, un berbiquí automático con baterías de petaca.

Con la lengua mordida entre los labios y el dedo introducido en el orificio del centro de la pantalla, que acababa de horadar, intentó tocar el vuelo de la falda de Jara, el hombro mojado (estaba el mar por medio) de Ray, la sonrisa de Candela.... Sangrando, buscó un poema de Luisa para vendarse y frescas cataplasmas empapadas de Mediterráneo para la frente que hacía de barrera al volcán de su cabeza.

-Entonces aparecieron ellos y cortaron la conexión. Todo volvió a ser aburrido y triste, todo se vistió de blanco y me trajeron aquí a pasear contigo que ni siquiera sé como te llamas, que siempre te ríes, aunque te hable de la muerte de mi madre y que sólo abres la boca para pedir tabaco.

 Jaht
Si no es ahora, ahora que la justicia vale menos, infinitamente menos
que el orín de los perros;
si no es ahora, ahora que la justicia tiene menos, infinitamente menos
categoría que el estiércol;
si no es ahora ... ¿cuándo se pierde el juicio?
León Felipe

7 comentarios:

Candela dijo...

A pesar de tanta locura, celebro tu
vuelta con la mejor de mis sonrisas.

Aureliano Buendia dijo...

Hola Amigo.

Ando como ese escritor de tu relato, aunque yo diría : - Joder!! me estoy fallando.

Un escritor que no escribe ¿qué es?
¿Un aficionado a escribir que no escribe es un canalla?

Suerte que leer es siempre una estupenda medicina. Casi sin contraindicaciones, (digo casi por que me estaba acordando del ABC)


Un gran texto amigo, espero el siguiente, y recuerda que si no tienes ordenador en el manicomio puedes utilizar, como yo a veces, una pastilla de jabón. Las verdes suelen tener la mejor cobertura.

Jara dijo...

Laón Felipe,podria haber escrito esas
reflexiones perfectamente hoy.
De todas formas, él tambien dijo:
...que no hagan callo las cosas
ni en el alma
ni en el cuerpo...

No creo necesario decirte lo que me
alegra el que hayas vuelto..jajaja.

Ya no hay locos.
¿ Una esquizofrenia colectiva ?

ray dijo...

Qué alegría tan grande tu vuelta.
Ese loco está en lo cierto, lo de detrás de la pantalla es tan real como lo que te rodea físicamente.
Permíteme la cursilería, pero me he emocionado al verme de personaje. Es un honor.
Un abrazu apretau, con el mar por medio, mi admirado Jaht.

Gerardo dijo...

Ya le estaba echando a Vd. de menos.
El verano es muy dañino para ciertas personas y ciertos trabajos. Todo tiene remedio no se me ponga Vd. depre.
Hace tiempo imprimí un hermoso relato titulado "Abestola". Algunas noches todavía lo leo.
Un abrazo, me alegro del retorno.

Avefría dijo...

Entiendo que durante esos durísimos veranos cambien las vidas de los que viven por ahí y se paralicen algunas actividades.
Me alegra comprobar que este blog vuelve a cobrar vida. Me parece la señal de que por aquí, pronto se retomará el ritmo rutinario que ya añoro; cine, tardes fresquitas, charlas, luz suave...
¡Ay la locura! Adoro la locura, cierta dosis, sin embargo en estos tiempos anda algo oculta a mis ojos y me suelo topar, por contra, con la injusticia y las miserias... Será una cosa mía. Saludos cordiales

Primerodemayo dijo...

Saludos compañero, te dejo una firma y quedo un poco mas loco tras leer tu tremendo texto.

Salud

IMÁGENES QUE HABITAN EL BLOG